Cochaviva |arte y danza

Por: Mestizaje Revista Cultural | info@integrandofronteras.org

Bogotá, ciudad de una multiplicidad de contrastes, es también cuna de la danza, pues periódicamente nacen agrupaciones artísticas que ven la danza como una manera de expresar las tradiciones y el patrimonio, además de una forma de ganarse la vida.

Alexander Martínez, coreógrafo, bailarín, docente y director de la Fundación Cochaviva, nos habló sobre su organización, la gestión de proyectos y las políticas culturales para la danza.

Periodista (P): ¿Cuándo nace Cochaviva y cómo es su proceso de creación escénica?

Alexander Martínez (AM): La Compañía Cochaviva Danza, nace como idea desde que estaba en la universidad pero se gesta en 2004. Hoy cuenta con 12 años de trayectoria. Está conformada por un grupo de jóvenes profesionales y universitarios, quienes enfocan su trabajo artístico y danzario, basados en las distintas manifestaciones del pensamiento, la cultura y el arte en general que se identifican con sus objetivos personales.

Actualmente, la compañía, que incluye danza y música, promueve la danza tradicional colombiana en distintos espacios, reconociendo el valor artístico, investigativo y estético de las combinaciones coreográficas con los cuales ha obtenido múltiples reconocimientos y ganadora de varios concursos.

Nuestros trabajos artísticos son resultado de la recopilación de las manifestaciones y hechos folclóricos con la intención de reinterpretarlos, a través de la dramaturgia para la danza desde los ámbitos cotidianos, desde la apropiación de nuestra identidad.

IMG_20160624_112256P: ¿Qué es Cochaviva para usted?

AM: Cochaviva para mí se ha convertido en un estilo de vida, es mi sueño, mi reto. Es demostrar mi pasión por la danza, aquella  que me motiva a seguir construyendo país alrededor de todas sus tradiciones y hechos folclóricos que aún permanecen vivos en la variedad de nuestro folclor colombiano.

P: ¿Cuándo y por qué se formaliza como Fundación Artística? 

AM: La Fundación Compañía Cochaviva Danza se formaliza en el año 2004, con la intención de consolidar un proceso en donde se involucren las distintas manifestaciones del pensamiento la cultura y en especial, el arte de la danza tradicional colombiana.

P: ¿Cómo se administra la fundación?

AM: La compañía actualmente se encuentra bajo mi dirección general y el apoyo de un administrador de empresas, quien coordina toda la parte de asistencia administrativa. Contamos con equipos de trabajo en el área de publicidad, y bienestar, al igual, que un Community Manager, quien maneja toda la parte de imagen y publicaciones en nuestras redes sociales.

Nuestro grupo escénico cuenta con un total de 40 integrantes entre músicos y bailarines, quienes son profesionales y/o estudiantes universitarios de diversas áreas. Hay abogados, químicos, enfermeros, administradores, publicistas, comunicadores, docentes de educación preescolar, básica, etc. 

P: ¿Por qué folklore y no otro género? 

AM: Yo conocí la danza en el Municipio de Fresno – Tolima y continúe con ella en la universidad mientras estudiaba licenciatura en educación artística en la Uniminuto. Ahí sentí ese llamado desde la vacación de educador. En ese momento, nació mi intención de consolidar una gran compañía de danza que pudiera promover las distintas manifestaciones de nuestro folklore, nuestras raíces y nuestra identidad como colombianos.

Considero que es de vital importancia mantener viva la danza tradicional… De esta manera, permanece vivo, en la memoria de los colombianos y extranjeros lo que somos y hacemos, sin dejar de lado los grandes aportes de las otras técnicas de danza para la danza tradicional colombiana.

22126_10153009784427886_4861324747756391850_nP: ¿Qué significa la gestión para la danza? 

AM: Pienso que como colombianos nos hace falta voltear la mirada a los procesos que en realidad aportan y han aportado a la identidad de nuestro país. Hay que ver a los grandes maestros que han dejado su legado y que por aquellas influencias de los nuevos mercados mundiales se han olvidado. Hay que retomar los aportes tan importantes como los dejados por la maestra Delia Zapata Olivella, Jacinto Jaramillo, por nombrar unos pocos.

Es así como creo que se empieza la gestión en la danza,  por reconocer el valor artístico y moral de quienes hacemos danza… Pues quienes hacemos danza nos entregamos a esto diariamente y luchamos y gestionamos lo necesario para mantenernos, a nosotros y a nuestros grupos o compañías, en un país que cada día se aleja de sus propias raíces e identidad.

P: ¿Por qué es necesario aportar al desarrollo de políticas públicas para las artes? 

AM: Es necesario aportar a las políticas públicas porque es también apoyarnos a nosotros mismos, a nuestros procesos artísticos, culturales y de formación.

Creo que las políticas culturales nos llevarán a consolidar acciones desde el papel en la firma de acuerdos, presupuestos; nos permitirán algún día consolidar alternativas en donde no solo las comunidades de la danza se beneficien, si no también, la gente del común, como experiencias significativas  en pro de un país que baila.

P: ¿Cree que las instituciones gubernamentales cumplen su función de apoyar el desarrollo de la danza? ¿Por qué?  

AM: Es importante reconocer el esfuerzo que se ha dado desde el IDARTES y sus diferentes dependencias, en especial de la Gerencia de Danza, para el desarrollo del sector. Pero aún falta conciencia de todos los colombianos de reconocer la danza no sólo como un arte y una manera de expresarnos e identificarnos, sino también como una labor, una profesión. Así mismo, hacen falta consolidar espacios para la danza, que permitan que la producción escénica de danza en el país crezca en calidad y cantidad… Hace falta que el público de estos espacios reconozcan dignamente la profesión danzaria a través del pago de una boleta, no por solo apoyar, sino por que valoran el trabajo artístico realizado con calidad.

Algo que sin duda hace falta son espacios para el diálogo que permita reconocernos entre los hacedores de la danza como pares, se han consolidado islas en donde cada una de las compañías realizamos nuestra gestión individual y así no se logra nada… Es en el camino del trabajo en red que lograremos el reconocimiento que necesitamos, no solo del Estado sino también de los colombianos, quienes debemos valorar cada esfuerzo dado desde la cultura y el arte en general para la construcción de nuestro país.

563725_10151337665587886_823499637_nP: ¿Cree que es obligación del gobierno ofrecer y/o otorgar dineros para el desarrollo cultural?

AM: Es obligación del Estado, pero también es importante generar un proceso en donde la empresa privada se involucre. Creo que la combinación de esfuerzos puede contribuir al desarrollo de la cultura en el país. Los presupuestos estatales  son cada vez más pocos y los demandantes son cada vez más numerosos…

P: ¿Cómo, desde Cochaviva, se aporta a la cultura?

AM: Cochaviva aporta a la cultura desde diferentes puntos. Se aporta desde la pasión por lo que hacemos pues incentivamos el talento de nuestros bailarines, motivamos la recopilación de nuestra tradiciones, pero sobre todo, reconocemos y entendemos la importancia de conservar la memoria danzaría desde los hechos cotidianos. Buscamos maneras para que los jóvenes vean en la danza un sentido de vida… Todas aquellas personas que son tocadas por algún lenguaje del arte son de alguna manera, transformadas, ven el mundo de otra forma, ven un mundo lleno de sueños, que se expresa desde el cuerpo a través de la danza.

P: ¿Cómo ve a Cochaviva en 20 años? 

AM: Cochaviva será un referente y una experiencia significativa para ser mostrada  ante el mundo, con un bagaje en la construcción de sociedad en los jóvenes y niños que encontraron en la danza y en Cochaviva la oportunidad para sentirse identificados con sus sueños y realidades.

La veo difundiendo nuestras tradiciones folclóricas y promoviendo el talento colombiano.

Fotografías: Archivo Cochaviva e IDARTES

______________________________________
Número 5 | Del 1 de Agosto al 31 de Octubre de 2016