Ventajas de la instalación de un sistema de aislamiento térmico…

Conservación de la energía: Conservar la energía mediante la reducción de la velocidad del flujo de calor es la razón principal de las superficies aisladoras. Se dispone de una amplia gama de materiales para aislamiento que se comportan de manera satisfactoria en el rango de -267 °C hasta 1000 °C.

Protección y Seguridad del personal: Una superficie que está demasiado caliente, representa un peligro para las personas que trabajan en esa zona, ya que pueden entrar en contacto accidentalmente y sufrir quemaduras. Para prevenir ese riesgo y cumplir con las normas de seguridad, las superficies calientes deberán reducirse por debajo de los 60 °C mediante el aislamiento. Así mismo, el calor excesivo que emana de las superficies calientes, crean un ambiente incómodo para trabajar, afectando de manera adversa el rendimiento y/o la productividad de los trabajadores.

Mantenimiento de la temperatura de proceso: En términos generales, algunos procesos productivos son sensibles a la temperatura, por tal motivo, es necesario aislar los equipos y/o líneas de flujo, con el fin de mantener la misma temperatura durante toda la extensión de esta.

Prevención de la corrosión y la condensación: El vapor de agua que existe en el aire se condensa sobre las superficies exteriores de tanques o tuberías cuando su temperatura cae por debajo del punto de rocío, a menos que cuenten con un aislamiento adecuado. El agua líquida sobre las superficies expuestas de tanques o tuberías metálicas, fomentará la corrosión.

Protección contra la congelación: La exposición prolongada de fluidos que se encuentran en tuberías o tanques, a temperaturas inferiores a la de congelación, causan la congelación de dichos fluidos. Un aislamiento adecuado reduciría la pérdida de calor del fluido e impediría la congelación.