Humedal La Conejera | SOS

CRÍTICA

Por: Carlos Andrés Andrade Silva | caandrades@libertadores.edu.co y Laura Carvajal | lauracarvajal.93@hotmail.com

Desde hace 5 años, en Bogotá, en el Humedal “La Conejera” se han venido presentado dificultades, problemas de construcción ilegal y “legal”, aun a pesar de que la ley protege este tipo de sectores como reserva natural, la cual dicta que estas zonas no son aptas para desarrollar proyectos de vivienda sean de interés social o no, y establece que este tipo de construcciones se deben hacer a no menos de 15 metros de las reservas naturales.

La situación se presentó con la construcción del conjunto residencial Reserva Fontanar del Río Etapa VIII, que se viene desarrollando por la constructora Praga Servicios Inmobiliarios S.A., el cual según los defensores de ese Humedal, de la Personería de Bogotá y de la comunidad del sector afectaría drásticamente el ecosistema del Humedal, argumentando que la obra se está desarrollando dentro de la zona de manejo y preservación natural (ZMPA).

La versión del Distrito y de la constructora, cuyos intereses son los de continuar con la obra, se fundamenta en que el proyecto solo ocupará un 4% del humedal para edificar cinco parqueaderos y un salón comunal, para lo cual consideran que la licencia otorgada para esta intervención que proveniente de la Curaduría 2 es legal y vigente, argumentando que la obra no le hace daño considerable a la reserva hídrica y natural, según estas instituciones de acuerdo a un análisis de peritos especializados en el tema.

Del 4 al 5% del Humedal

humedalEn la audiencia del pasado martes, 14 de abril de 2015, donde participaron el abogado de la inmobiliaria, un apoderado de la Personería de Bogotá, un delegado de la Secretaria de Ambiente (http://www.ambientebogota.gov.co/) y un representante de la comunidad defensora del humedal, no se discutió  el 4% previsto, sino un  5,5% del humedal,  de acuerdo a lo expuesto por la Personería de Bogotá y soportada con un análisis científico de la zona, lo que generó ambigüedad en la información, por lo que  el juez  dictaminó una prórroga de 40 días para estudiar profundamente las diferentes pruebas presentadas de las dos partes y realizar una nueva audiencia.

Situación actual

La obra Reserva Fontanar del Río Etapa VIII, hasta la primera semana de mayo estuvo detenida no por la acción de la Alcaldía Mayor de Bogotá, sino por la labor de un grupo de personas conformado por estudiantes, ambientalistas, académicos, habitantes del sector y alguna ayuda política de fondo, que día y noche hicieron guardia para no dejar que ganen los intereses de un grupo reducido de oligarcas sobre la preservación de un ecosistema y medio ambiente sano, como óptimo para la comunidad, ya que están peleando pacíficamente por el bien colectivo y no individual.

El 8 de mayo la fiscalía reveló a los medios de comunicación que con la construcción del conjunto residencial se afectó el humedal, contradiciendo  el concepto del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

El 22 de mayo, el tribunal de Cundinamarca autorizó la continuación de la construcción de PRAGA que limita con el humedal, sin embargo, mantuvo las medidas cautelares que le impiden a la constructora avanzar las obras en un 4% dentro del terreno del humedal.

humedal 1

Observación

La posición política de la situación, liderada por el Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro, es bastante pintoresca, pues evidencia la falta de carácter y doble moral en el asunto. Por un lado, se muestra ante los medios como protector de los humedales, afirmando “Si una construcción se ubica dentro de un humedal, debe ser destruida” y por otro, no mueve un solo dedo para suspender la obra, que de hecho si está marcada dentro del humedal en 4 ó 5.5%, como lo han determinado los estudios del caso.

“De pronto el dignatario no quiera meterse en problemas familiares, pero aquí está en juego un ecosistema que corre peligro. No es nada raro hasta dónde puede llegar la hipocresía de los políticos en asuntos como estos.”

El Gobierno Distrital dirigido por Gustavo Petro se inclinó a favor de los intereses particulares de la oligarquía, es decir, está afectando por un lado al medio ambiente y por otro a una comunidad. En este aspecto vale la pena nombrar la frase “Bogotá humana y una Bogotá más ambiental” para reprochar su actitud frente al tema.

Con ese tipo de banalidades que argumenta el supuesto defensor del trabajo de las humildes élites (abogado de la Inmobiliaria Praga). Este en reiteradas ocasiones se mostró como la gran víctima del hecho y tuvo una actitud pedante durante la audiencia, decía que se le estaba violando el derecho al trabajo a la constructora, puesto que un grupo de revoltosos y sin nada de oficio para el señor, no permitían dañar el humedal.

Por decirlo de una manera vulgar, en la audiencia “se la pasó lambiéndole al juez” y no dijo absolutamente nada con fundamentos precisos, solo se amparó en la licencia, que ni la propia implicada en un Estado total de desinformación sabe quién le otorgo, porque en la página oficial de la inmobiliaria se la atribuyen a la curaduría 3 y en las pruebas presentadas es la 2, de acuerdo a la exposición en la audiencia del 14 de abril. Además la misma web de la inmobiliaria demuestra el cinismo de la firma privada al sostener que el proyecto Fontanar del Río Etapa VIII es amigable con el medio ambiente, pero en ningún apartado explica la manera en que es amistoso con el mismo.

A raíz de la rigurosa investigación que se realizó, llegamos a la conclusión de que la protección del medio ambiente amerita una lucha pacífica, porque es para defender el privilegio de tener un pulmón como esos en una ciudad tan contaminada como Bogotá. Hay que admirar realmente cómo la acción comunitaria de personas puede gestar cosas importantes por el bien de la sociedad, como diariamente lo hacen los héroes de la Conejera.

Ciertamente no se puede seguir tolerando que en un país como Colombia se sigan asesinando las reservas naturales. La gente debe tomar consciencia de una vez por todas, de que la naturaleza (fauna, flora, agua) tiene tanto derecho a la vida como las personas, y su conservación está por encima de cualquier interés monetario, puesto que nuestra verdadera riqueza son las fuentes hídricas y es nuestra obligación defenderlas, considerando, además, los innumerables acuerdos internacionales firmados por este país para reservar y proteger el medio ambiente.

La constructora Praga Servicios Inmobiliarios S.A., es una de las pequeñas muestras de que los ricos se pasan la ley por alto, a estos no les importa llevarse lo que sea por delante para conseguir sus fines. Un punto en contra de este grupo supuestamente perjudicado por la no destrucción del humedal, que se encontró en los estudios; señalan varios intentos por ingresar al territorio donde pretenden construir sin autorización precisa de un juez, puesto que esto ha ido hasta los tribunales.

Esto quedó reflejado el pasado miércoles 15 de enero de 2015, cuando un grupo de la policía respaldados por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) arremetieron violentamente contra las personas que se encontraban en ese momento en el campamento de resistencia, lo grave fue que no tenían permiso de ninguna entidad distrital para realizar dicha acción. Y es aquí donde surgen preguntas, ¿De quién fue la idea? ¿Será que les pagaron? Igualmente es indignante que la fuerza pública hostigue la lucha pacífica, la muestra cultural y se siga prestando para la comodidad de unos pocos, puesto que los verdaderos delincuentes y criminales se encuentran en otro lado.

La ilegalidad de la inmobiliaria es muy latente y lastimosamente la autoridad la patrocina, dirigiendo balines, golpes, gases y bombas a los ambientalistas protectores de la vida y no a los que están por perturbar negativamente mediante actividades económicas un patrimonio no solamente natural, sino también nacional, porque el Humedal La Conejera cuenta con una considerable biodiversidad que para nada justifica su destrucción.

Las explicaciones de los abogados de la Inmobiliaria Praga, La Alcaldía Mayor de Bogotá y la Secretaria de Ambiente son insípidas, al decir que solo el 4% del Humedal La Conejera se afectará por el proyecto Reserva Fontanar del Río Etapa VIII y por ende no tendrá repercusiones malignas para su ecosistema. No sabemos si estos respetados abogados y entidades pecan por ignorancia o por conveniencia propia, pero la razón aquí es donde van a ir a parar las aguas negras de todos los apartamentos, todo indica que conducirán a la reserva hídrica, según los pacifistas que conocen bien el terreno, esto ocasionará un futuro deterioro del humedal, lo cual no se puede permitir de ninguna manera.

Se deja claro ante todo, que dependiendo del fallo final sobre el humedal La Conejera, se piensa que con las batallas pacíficamente ganadas legalmente de la comunidad protectora de la vida natural, saldrán victoriosos sobre la contienda sucia que han manejado un grupo minoritario de acaudalados de la industria de la construcción. Si esto llegase a pasar y ojala así sea, la incógnita que sonará en todos los rincones, es, si habrá represalias contra los líderes de esta proeza heroica en favor de la comunidad de Suba Compartir, conociendo que a los ricos no les gusta perder.

Estamos totalmente de acuerdo con el cuidado del medio ambiente en todas sus dimensiones, ya que la capital colombiana como todo el país vive una época nefasta en cuestiones de esta índole. Respetamos y compartimos las medidas pacificas que han tomado un grupo grande de personas que se han preocupado por el futuro de una riqueza natural como el humedal La Conejera, y para que la comunidad siga teniendo el privilegio de respirar un aire tan sano y vivir cerca de un pulmón, que solo pueden brindar reservas naturales como la anteriormente nombrada.

Apoyamos la estructura  organizativa que tiene la acción comunitaria del humedal para defender y proteger el mismo de agentes perversos donde se subdividen por diversas áreas como la de movilización, la jurídica, la de educación y cultura, la de campamento y la de comunicación que en términos generales se encargan de contactar toda la gente importante que está a favor del sistema ambiental y que no se deja comprar, para ir ampliando el rango de personas a favor de las reservas naturales.


FUENTES:

  • Elías David Chaljub Gordon, guía de información del campamento de resistencia.Everto Mosquera: Técnico del jardín botánico, encargado del humedal.
  • Tribunal Superior de Cundinamarca, audiencia sobre un posible acuerdo entre la comunidad protectora del humedal y la Constructora Praga Servicios Inmobiliarios (14 de abril de 2015 10:00 am, Calle 24A No. 53-75 Avenida La Esperanza).
  • Página Web de la Alcaldía Mayor de Bogotá.
    El Humedal La Conejera, Fundación Humedal La Conejera.
  • Humedal La Conejera, Cartilla Biodiversidad y conectividad ecológica en la localidad de Suba, Instituto Humboldt.
  • Bogotaturismo.com, recuperado el 6 de abril de 2015 de: www.bogotaturismo.gov.co
  • Praga.com, recuperado el 6 de abril de 2015 de: http://praga.com.co/praga/index.php/proyectos-actuales/reserva-fontanar
  • Bogota.com, recuperado el 6 de abril de 2015 de: http://www.bogota.gov.co/
  • Ramsar.com, recuperado el 7 de abril de 2015 de: www.ramsar.org
  • Ambientebogota.com, recuperado el 10 de abril de 2015 de: http://ambientebogota.gov.co
  • Fallo del tribunal de Cundinamarca, recuperado el 13 de abril de 2015 de:https://cdn.fbsbx.com/hphotos-xap1/v/t59.2708-21/11107261_389680324549939_943271919_n.pdf/Fallo_Tribunal_Cundinamarca-1.pdf?oh=2265978d9e01d9674c8f5618f1140f50&oe=553315F3&dl=1